enero 20, 2022
Porcentaje de proteinas carbohidratos y grasas para definir

Porcentaje de proteinas carbohidratos y grasas para definir

ver más

¡Averigüemos cuáles son tus macronutrientes!    En nuestro post Calorías: ¿Cuántas necesito? describimos cuatro pasos para ayudarte a determinar tu gasto energético diario total (GETD).    El TDEE es el número total de calorías que necesita diariamente.    Conocer su TDEE es un primer gran paso para tomar el control de su dieta.    Ahora queremos profundizar un poco más y explorar cómo puede asignar las calorías de su TDEE.
En este artículo veremos primero algunas definiciones y el papel de los macronutrientes en su dieta.    A continuación, explicaremos cómo calcular tus necesidades diarias de proteínas, grasas e hidratos de carbono.    También proporcionamos un enlace a dos sencillas herramientas (una de ellas diseñada específicamente para la dieta cetogénica) que automatizan estos cálculos para usted.
Los macronutrientes son los nutrientes que nos proporcionan la energía (medida en calorías) que necesita nuestro cuerpo para el crecimiento, el metabolismo y otras funciones.    El prefijo «macro» significa grande; los macronutrientes se necesitan en grandes cantidades en contraste con los micronutrientes (vitaminas y minerales).

almidón

A diferencia de los micronutrientes, los macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono) contribuyen al aporte energético de la dieta. El alcohol también puede contribuir a la energía alimentaria. El efecto del alcohol en los resultados de salud se ha revisado en otra parte y no se volverá a tratar aquí, excepto para decir que se recomiendan ingestas de alcohol por debajo de aproximadamente el 5% de la energía dietética ( NHMRC 1999, 2003). Para una ingesta energética determinada, el aumento de la proporción de un macronutriente implica necesariamente una disminución de la proporción de uno, o más, de los demás macronutrientes. Así, por ejemplo, una dieta alta en grasas suele ser relativamente baja en carbohidratos y viceversa, y una dieta alta en proteínas es relativamente baja en carbohidratos y/o grasas.
Cada vez hay más pruebas de que un desequilibrio importante en las proporciones relativas de los macronutrientes puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas y puede afectar negativamente a la ingesta de micronutrientes. Sin embargo, la forma de las grasas (p. ej., saturadas, poliinsaturadas o monoinsaturadas o ácidos grasos específicos) o de los hidratos de carbono (p. ej., almidones o azúcares; alto o bajo índice glucémico) es también una consideración importante para determinar el equilibrio óptimo en términos de riesgo de enfermedades crónicas. Esto no siempre se ha tenido suficientemente en cuenta en el diseño o la interpretación de los estudios.

arroz integral

Cuando se trata de nutrición, hay macronutrientes y micronutrientes.    Los «3 grandes» macronutrientes (macros) son las grasas, los carbohidratos y las proteínas. Cuando se consumen en las proporciones adecuadas, estos tres macronutrientes pueden mejorar el peso, la salud y el bienestar físico general.
En general, la mayoría de los adultos deberían orientar sus dietas para que se compongan de un 45-65% de Hidratos de Carbono, un 10-35% de Proteínas y un 20-35% de Grasas (si está intentando perder peso, la cifra debería ajustarse a un 10-30% de Hidratos de Carbono, un 40-50% de Proteínas y un 30-40% de Grasas).
Uno de los problemas del recuento tradicional de calorías es que no tiene en cuenta la calidad de lo que se come. Aunque el control de las porciones puede funcionar a corto plazo, a menos que comas alimentos ricos en nutrientes que te dejen satisfecho, tu autocontrol acabará por romperse. A continuación encontrarás más información sobre cómo aprovechar al máximo los macronutrientes cada día.
Las fuentes más saludables de hidratos de carbono: almidones sin procesar o mínimamente procesados, como las patatas o los boniatos, las verduras, las frutas y las legumbres.    Promueven la buena salud al aportar vitaminas, minerales, fibra y una serie de nutrientes importantes. Las fuentes de hidratos de carbono menos saludables son el pan, la pasta, la bollería, los refrescos y otros alimentos procesados o refinados.    Estos productos contienen carbohidratos de rápida digestión que tienen un alto índice glucémico, lo que contribuye al aumento de peso, al desequilibrio hormonal, a la diabetes y a las enfermedades cardíacas. Tu objetivo debe ser comer fuentes de carbohidratos integrales como verduras, legumbres y algo de fruta.

diferencia entre hidratos de carbono y proteínas

La energía alimentaria es la energía química que los animales (incluidos los humanos) obtienen de sus alimentos y del oxígeno molecular[1] mediante el proceso de respiración celular. La respiración celular implica el proceso de unir el oxígeno del aire con las moléculas de los alimentos (respiración aeróbica) o el proceso de reorganizar los átomos dentro de las moléculas (respiración anaeróbica).
Según el Sistema Internacional de Unidades, los investigadores miden la energía en julios (J) o en sus múltiplos; el kilojulio (kJ) es el más utilizado para las cantidades relacionadas con los alimentos. Una unidad de energía más antigua del sistema métrico, que todavía se utiliza ampliamente en contextos relacionados con la alimentación, es la caloría; más concretamente, la «caloría alimentaria», la «gran caloría» o la kilocaloría (kcal o Cal), que equivale a 4,184 kilojulios[a] En la Unión Europea, tanto la kilocaloría («kcal») como el kilojulio («kJ») aparecen en las etiquetas nutricionales. En muchos países, sólo aparece una de las unidades; en EE.UU. y Canadá las etiquetas indican la unidad como «caloría» o como «Calorie».
Las grasas y el etanol tienen la mayor cantidad de energía alimentaria por masa, 37 y 29 kJ/g (9 y 7 kcal/g), respectivamente. Las proteínas y la mayoría de los hidratos de carbono tienen unos 17 kJ/g (4 kcal/g). La diferente densidad energética de los alimentos (grasas, alcoholes, hidratos de carbono y proteínas) radica principalmente en sus diferentes proporciones de átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno: Para los alimentos de composición elemental CcHhOoNn, el calor de combustión subyacente a la energía del alimento viene dado por la fórmula empírica

Te pueden interesar

Prueba casera embarazo aceite
5 min de lectura
Sujetador para escotes pronunciados
5 min de lectura
Peluqueria low cost ceuta
4 min de lectura
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad